Saltar al contenido Navegación Ir a buscar

Actualizaciones ocasionales en inglés, mayormente sobre programación, ocasionalmente de fútbol.

Sobre la viabilidad de la licencia GPL

Algunos de los comentarios realizados al artículo El día que Word Press se hizo mayor ponen en tela de juicio la viabilidad de la licencia GPL dentro de la economía de mercado.

En concreto, el comentario de Francisco Serradilla argumenta que uno de los principales problemas con los que se han de enfrentar los desarrolladores de productos licenciados bajo los términos de la GNU-GPL es el uso lucrativo de dicho software por parte de empresas que no revierten ni modificaciones ni mejoras al código que utilizan, ni un sólo euro de las ganancias obtenidas como consecuencia de la utilización de dicho software a los desarrolladores del proyecto.

En la cultura del todo gratis porque de cualquier manera lo podemos piratear, fomentada creo yo por ciertas compañías que desarrollan software propietario, resulta casi extraño y de tontos encontrar a algún usuario que realice algún tipo de donación económica a los desarrolladores del software de código abierto que utiliza.

Dicha tendencia habla claramente de la valoración, por parte de los usuarios, del esfuerzo que realizan los desarrolladores de software para sacar a la luz los proyectos que empleamos. Dan ganas de dejar de desarrollar nada con licencia de código abierto.

El caso de las empresas y el software de código abierto

Ahora bien, si triste es la actitud de los usuarios, la de las empresas que se lucran de los proyectos de código abierto sin intención alguna de aportar algo a la continuidad de dichos proyectos es, además de vergonzosa, la estupidez más grande del mundo.

A mi modo de ver, para las pequeñas empresas el software de código abierto supone una oportunidad incomparable de competir en el mercado con otras empresas que poseen muchos más recursos – especialmente en lo referido a equipos de desarrollo de software – en cuanto a que ofrece la oportunidad de sumar los esfuerzos de muchas pequeñas empresas, con una dirección común, a la vez que se mantiene la independencia y la especial idiosincrasia de cada una de ellas.

El hecho de que muchas pequeñas empresas colaborasen con aportaciones tanto económicas, como de mejoras en el código a un proyecto de código abierto, supondría para todas estas empresas 2 ventajas considerables:

  1. Verían incrementado su número real de desarrolladores, por cuanto todas las personas implicadas en el desarrollo del proyecto formarían parte del grupo total de desarrolladores del mismo, con independencia de la pertenencia a una u otra empresa por parte de cada una de dichas personas.
  2. Las aportaciones económicas al proyecto no sólo contribuirían a la viabilidad del mismo, sino que repercutirían en una mayor predisposición por parte de los desarrolladores de éste y aumentarían la confianza de la empresa en el propio proyecto.

Si mi razonamiento no se ha visto afectado por un exceso de claúsulas if/else mezcladas con la fiebre de los últimos días, creo entender que si una empresa utiliza con fines lucrativos un proyecto de código abierto, dicha empresa es la más interesada en garantizar la viabilidad y continuidad del proyecto, por cuanto más tiempo podrá obtener beneficios derivados del mismo.

Analizándolo detenidamente, me parece que el software de código abierto brinda una serie de oportunidades de negocio reales y viables. Sólo falta que quienes están en situación de aprovechar dichas oportunidades sean capaces de hacerlo.

9/01/05 03:50 p. m.

  1. Creo que tu análisis es bastante correcto y la conclusión de que una empresa que se vale de software libre para ganar dinero debería ser la principal interesada en garantizar la viabilidad y continuidad de un proyecto y, por ende, debería colaborar de alguna manera sería igual de correcta si no primara en el ser humano en general esa actitud cómoda de “si no lo hago yo no importa porque ya lo hará mi vecino”. Nadie termina de hacerse cargo de que así como nosotros pensamos eso, nuestro vecino también… y su vecino, y así nadie hace nada.

    No es un mal privativo del soft libre, sucede en todos los estamentos de la sociedad y es la triste apatía que crece con el correr de los años. Lo ves en la calle cuando algo sucede y nadie ayuda, lo ves en el bus cuando sube un anciano, o una mujer embarazada, o un discapacitado y nadie brinda un asiento (e igualmente nadie dice nada, ni siquiera los interesados), lo ves en la vida. Es, mal que nos pese, una cuestión de educación y respeto (o más bien, una “falta de”).

    Si con esa situación social de la vida en general no alcanzara para ese caso en particular, puedes sumar el componente “dinero” y la “impersonalidad” que da el ser solo una “persona jurídica” y ya me arriesgaría a decir que no hay solución posible, al menos a corto o mediano plazo.

    Como dicen los brasileños: tristeza não tem fim, felicidade sim. Y, como siempre digo y no me canso, que las cosas cambien o mejoren depende exclusivamente de cada uno de nosotros… a no olvidarlo.
    ala_747    10/01/05 12:41 p. m.    #