Saltar al contenido Navegación Ir a buscar

Actualizaciones ocasionales en inglés, mayormente sobre programación, ocasionalmente de fútbol.

Programación detallista (tercer mes con el MacBook)

Este primer trimestre usando MacOsX a tiempo completo ha cambiado mi modo de entender el desarrollo de software.

Supongo que es lógico que los cambios, por pequeños que sean, afecten a cada persona principalmente en aquello a lo que presta especial atención. Y, en mi caso, dedicándome al desarrollo, debe ser normal que me detenga especialmente en otro modo de hacer las cosas.

Durante estos tres meses he comprado algunas aplicaciones que encontraba de utilidad – no necesariamente de utilidad profesional – y, como siempre, antes de decidirme a comprarlas, he de hacerme la pregunta que me justifique el desembolso: ¿qué tiene la aplicación X que justifique estos Y$ que voy a gastar en ella?.

La respuesta ha sido sencilla: hacen mucho más fácil – a veces, simplemente hacen posible – una determinada tarea que realizo con cierta frecuencia. Hasta aquí normal. Lo curioso del caso es que, en ocasiones, dicha tarea es mínima. Pero mínima muchas veces puede acabar resultando tedioso, de modo que, inversión justificada, más si tenemos en cuenta que los precios suelen estar bastante ajustados y resultar bastante asequibles.

Ventajas de las pequeñas aplicaciones

Una de las cosas sobre las que más me cuestiono es la viabilidad económica para quienes desarrollan estas aplicaciones y las ofrecen a un precio tan ajustado.

¿Resulta viable tratar de sustentar la propia economía en el desarrollo de una pequeña aplicación de escritorio?.

Para mí, está bastante claro que en Windows no es el caso. Y en Linux tampoco.

Para el caso de Windows el problema es de mala educación heredada: todo es legal, aunque no sea legal. De modo que la mayoría piensa que lo normal es no pagar por el software que uno usa, comenzando por el propio Sistema Operativo.
En ocasiones me pregunto si no será que hay otros intereses detrás de esta política, tal como universalizar el uso del Sistema Operativo a cualquier precio.

Para el caso de Linux la cosa no pinta mejor para los desarrolladores de aplicaciones de escritorio: Open Source o estás mal visto – siempre hablando en términos generales. Y creedme que tratar de basar el sustento de la propia actividad económica en donaciones a proyectos de código abierto es la mayor gilipollez que uno puede plantearse.

Pero resulta que para MacOsX si que es viable – al menos eso dicen los desarrolladores de las aplicaciones sobre las que he estado leyendo – porque los usuarios están acostumbrados a tener lo mejor, aunque para ello tengan que pagar.

¿Consecuencias?

Las mejores aplicaciones de escritorio son aplicaciones para MacOsX.

Las aplicaciones con más atención a los pequeños detalles son aplicaciones para MacOsX. Los desarrolladores de estas pequeñas aplicaciones ponen toda la atención necesaria para hacer cada paso que vamos a dar con dicha aplicación más sencillo, entre otras razones porque saben que el recibo de la luz depende de las ventas de esa aplicación, porque sustentan sus propias vidas en dicha aplicación.

Si a eso le unimos que este tipo de aplicaciones suelen estar desarrolladas por equipos no muy numerosos – la mayor parte de las veces solo-programmer – es fácil entender que la atención prestada a dichas aplicaciones sea mucho mayor que cuando se trata de aplicaciones mucho más grandes desarrolladas para terceros. (No sé si será más o menos profesional, pero nadie me va a convencer de que no pensamos en nosotros mismos antes que en los demás).

La pregunta

Tanto para el desarrollo web, entendido como la totalidad de disciplinas que suman para crear un sitio, como para el desarrollo de aplicaciones web, ¿de qué modo se puede aprender algo positivo de las aplicaciones para MacOsX y sus desarrolladores?.

Supongo que cada uno sacará sus propias conclusiones. Yo me quedo con que – como dice cierta campaña de publicidad reciente – lo importante es el detalle.

07/12/06 11:42 a.m.

  1. A mí me parece que es la filosofía UNIX de toda la vida llevada al escritorio:
    “Pequeñas aplicaciones que hacen algo muy específico (y puede que muy sencillo), pero lo hacen de maravilla”

    Sobre lo que hay que aprender:
    http://blog.negonation.com/es/las-capas-de-la-cebolla/

    Nosotros al menos lo vemos así:
    http://blog.negonation.com/es/tractis-estrena-un-nuevo-sistema-de-workflow-alertas-y-ventanas-modales/
    :)

    Sobre lo de ganar dinero con Free Software (que no Open Software), es viable, sobretodo porque en España si quieres ganar dinero desarrollando software lo ganas por los servicios que prestas, no por vender aplicaciones como los desarrolladores de Mac OS X que comentas :)


    Ernesto Jiménez    07/12/06 01:18 p.m.    #
  2. a mi no me entra en la cabeza como podría llegar a pagar dinero por usar un sistema operativo cuando existen otro mejores gratuitos y libres solo porque me han incrustado una imagen de marca en mi ego.


    Blaxter    08/12/06 12:38 p.m.    #
  3. No creo que se trate de una moda, una campaña de marketing ni nada por el estilo, sino que en realidad es un sistema operativo muy bien hecho.

    Yo me di cuenta cuando estuve utilizando un mac un fin de semana y el lunes cuando volví a mi ubuntu no me aclaraba con las combinaciones de teclas, ni de las del sistema operativo ni las del editor de texto.

    Y si encima eres desarrollador, tienes muchísimas facilidades para modificar programas con plugins, o personalizar tus scripts.

    No se, yo pienso que es un mundo diferente y que por lo menos hay que probarlo alguna vez para formarse una opinión.


    Fernando    08/12/06 03:04 p.m.    #
  4. Yo pienso que no es cuestión de moda, realmente es una opción muy buena.


    Luiso    09/12/06 12:22 p.m.    #